Encerrado en la paz de estos desiertos con pocos pero doctos libros juntos, vivo en conversación con los difuntos y escucho con mis ojos a los muertos. Desde la torre. Francisco de Quevedo

Anuncios