Un último rayito de sol acarició a Erre
que agradecida y reconfortada (y con aire)
exclamó:
“¡Qué maravilloso esto de ser “socia” de la brisa!!!!!!!”
y así siguió caminando…con los pies sueleando…
y el alma volando…

Luminosas sociedades, Maria Laura Rolle

Anuncios